Artículo

mensaje al corazon

¿QUIÉN PARÓ EL MUNDO?

Por Osvaldo Carnival
¿QUIÉN PARÓ EL MUNDO?

Algo gravísimo está pasando en todo el mundo y nos damos cuenta. Hay algo que nos está conmoviendo y esto afecta a la sociedad de manera transversal. A la nobleza, como sucede con el Príncipe Carlos, o con la Primer Ministro de Alemania, que está en cuarentena. No importa la posición política ni la condición económica, esto nos ha afectado a todo sin distinción.

Algo que es muy significativo y quiero destacar es que aunque este momento sea grave, todo esto indudablemente va a pasar. Y vamos a seguir en pie porque vamos a estar confiando en Dios. “Escóndete por corto tiempo”.

“Entra a tu Aposento y cierra la puerta” ¿Qué significará esto? Yo estuve orando y estudiando la Palabra. Quiero dejarte tres revelaciones que el Señor me dio para compartir.

  1. EL APOSENTO ES UN LUGAR DE SEGURIDAD.

Generalmente el aposento era la habitación última, la más profunda. Es el lugar privado donde nadie llega fácilmente. Ese es el lugar donde vos y yo tenemos que escondernos porque este mismo pasaje de Isaías dice “escóndete mientras pasa este momento”. Mientras pasa esta circunstancia, la Palabra nos dice que nos escondamos en el aposento, en ese lugar de seguridad. Queridos amigos, no hay otro lugar sobre esta tierra más seguro que escondernos en Dios. La gente está aterrorizada, llena de temores. Aunque son cientos de miles los contagiados con el coronavirus, yo podría arriesgar que prácticamente los más de siete mil millones de habitantes de esta tierra están contagiados, pero del virus del temor. Todos tenemos miedos. Tenemos miedo a morir, miedo a que se muera nuestra gente querida, miedo a nosaber cómo va a seguir esta situación económica tan difícil… La Palabra de Dios en el Salmo 127.5 nos dice “Porque Él me esconderá en su tabernáculo en el día del mal, me ocultará en lo reservado de Su morada. Sobre una roca me pondrá en alto”. Me enamoré de esta expresión del salmista. Dice “porque Dios me va a esconder en Su tabernáculo en el día del mal”. Este es el día del mal, es el día malo el día difícil, el día complicado y Dios dice que Él me va a esconder en Su presencia. No te desalientes. Este es un momento para volvernos a Dios. Cuando nos aprieta el zapato todos miramos al cielo y decimos “Dios mío, te pido que me ayudes”. Dios te va a esconder, te va a guardar, echá fuera de tu corazón todo temor y sentite seguro en los brazos del Señor. La fe nos permite enfrentar los momentos más difíciles de la vida. El aposento es un lugar de seguridad.

  1. EL APOSENTO EN UN LUGAR DE INTIMIDAD.

Mateo 6: 5 “Más tú, cuando ores entre en tu aposento y cerrada la puerta ora a tu Padre que está en lo secreto y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público”. Son palabras de Jesús. El aposento no es solamente un lugar de seguridad donde los temores se van cuando nosotros estamos cerca de Dios. Es un lugar para estar a solas con Él, y Jesús dice “Más tú cuando ores entra en tu aposento, cierra la puerta tras de ti”. Este es un momento para volvernos a Dios. Es un momento para volver a la oración, para replantearnos cómo estaba nuestra vida espiritual, cómo estaba nuestra vida de oración, cómo estaba nuestra comunión con la Palabra. Es el momento para tomar tiempos a solas con Dios. Que cada mañana te puedas levantar con una palabra para salir adelante. Yo te animo a que no te decaigas, cuando van pasando los días a veces uno ya no sabe si es lunes, martes, miércoles porque tenemos que estar en cuarentena. Yo no sé si te pasó, llega un momento en que no sé en qué día estoy, pero es una buena rutina levantarte a la mañana y tomar un tiempo para orar primero y mirarle la cara a Dios. Y luego bañarte y cambiarte como si te tocará salir a tu trabajo, esto te va a ayudar a mantenerte alerta porque muchas veces nos vamos dejando, nos vamos quedando y sin darnos cuenta nos vamos deprimiendo. Este es un tiempo también para encontrarte con tu familia y tener momentos de oración. Tenemos que aprender a auto-ministrarnos. ¿Qué significa esto? Aprender nosotros mismos a buscar a Dios, a tomar tiempo para entregar nuestras cargas, para entregar nuestras angustias y recibir la paz que viene de lo alto.

  1. EL APOSENTO ES UN LUGAR DE VISITACIÓN.

Esto es lo que me decía el Espíritu Santo. Estamos pasando quizás por uno de los momentos más inciertos de la historia. Pero yo quiero profetizarte: vienen días de visitación del Espíritu Santo. Él te va a visitar. Dice Hechos 21 “Cuando llegó el día de Pentecostés estaban todos unánimes juntos y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados”. Claro, Hechos 13 dice “y entrado, subieron al aposento alto”. Otra vez el aposento, lugar de seguridad, lugar de intimidad y ahora el aposento es el lugar de la visitación del Espíritu Santo. Prepárate porque vienen días de visitación, el El Espíritu Santo te va a visitar, te va a dar una palabra, te va a guiar. No te desesperes. Yo sé que hay mucha presión, lo puedo sentir en mi espíritu, sobre tu vida .El “qué voy a hacer” y “cómo me voy a reestructurar” y “cómo me voy a reinventar. Yo quiero decirte que el Espíritu Santo te va a ayudar, Él te va a dar idea, Él nos va a ayudar a salir adelante a todos.

Querido hermano, querido amigo, quiero decirte que no estás solo. Recordá la palabra de Jesús. Él dijo “Yo voy al Padre, pero enviaré al Espíritu Santo”. Él no nos dejó huérfanos. 

Mundo