Innovación y avivamiento
martes 31 mayo 2016

Innovación y avivamiento

El Espíritu de Dios puede y de hecho utiliza estos medios ordinarios de gracia para producir conversiones conmovedoras y extraordinarias y un crecimiento significativo de la iglesia. Sin embargo, cuando estudiamos la historia de los avivamientos, generalmente encontramos una combinación de algunos métodos innovadores de comunicar el evangelio.

El Gran Avivamiento del siglo XVIII adoptó dos formas de ministerio que rara vez se habían utilizado: predicación pública al aire libre y grandes reuniones de «sociedad» en grupos pequeños. En el avivamiento de 1857–1859 de la ciudad de Nueva York, una cantidad masiva de gente se convirtió y se unió a las iglesias de Manhattan. No obstante, la forma más vital de ministerio fueron las reuniones semanales de oración dirigidas por laicos en todo el distrito financiero de Wall Street.

Muchos historiadores han señalado que la Reforma Protestante en Europa fue alimentada grandemente por la inclusión de una gran innovación tecnológica: la imprenta.

Ningún avivamiento repetirá completamente las experiencias del pasado, y sería un error identificar demasiado cualquier método específico con los avivamientos. D. Martyn Lloyd-Jones señala algunos casos tristes en los que la gente que vino a través del avivamiento galés de 1904-1905 se apegó a formas particulares de realizar reuniones y cantar himnos como la única manera en que Dios trae el avivamiento. (Esta clase de nostalgia por queridos métodos del pasado abunda todavía hoy).

“Ningún avivamiento repetirá completamente las experiencias del pasado”

En su lugar, mientras que los medios centrales del avivamientos son teológicos (redescubrimiento del evangelio) y ordinarios (predicación, oración, compañerismo, adoración) debemos siempre buscar nuevos modelos de proclamar el evangelio que el Espíritu Santo puede usar en nuestro momento cultural. Como apuntaba C. S. Lewis en Las crónicas de Narnia, las cosas nunca suceden dos veces de la misma manera, por eso es mejor mantener los ojos abiertos.

Tomado del libro Iglesia Centrada, © 2012 por Redeemer City to City y Timothy J. Keller (ISBN: 978-0-8297-6253-2).

Compartir

Noticias relacionadas

Rafael Hiatt

Rafael nació el 31 de diciembre de 1931 en Vancouver, Washington, Estados Unidos. Estudió en la Universidad Vanguard de California y se graduó en el año 1956. Durante más de cuarenta años estuvo sirviendo y trabajando en las Asambleas Internacionales...

Seguir leyendo...

ESCUCHEMOS SU VOZ

Qué importante es tener tiempo de intimidad con Dios y de búsqueda de Su rostro. Así como nosotros en estos últimos meses, Jesús había ayunado por 40 días. Aparece el diablo, y le dice: “Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan...

Seguir leyendo...