Artículo

crecimiento del ministerio

TOMA DE LA CIUDAD

Por Bernardo Affranchino
TOMA DE LA CIUDAD

Como pueblo de Dios ¿tenemos la responsabilidad de pastorear, discipular las naciones? Junto a mis hermanos ya sea un ámbito rural o un área urbana ¿debo asegurarme de que tengan; todos; su oportunidad de conocer a Jesús? ¿Cómo está previsto por Dios una verdadera transformación del ámbito donde vivo? ¿Cuál debe ser mi actitud frente a la realidad de mi ciudad y sus necesidades?

La visión de Daniel 2 es que el Reino del Señor ocupe toda la tierra. En Ezequiel 37 y 38 la presencia del río de Dios modifica la realidad convirtiendo la situación en propicia para una gran pesca. Pero además revela que al ocupar la tierra palmo a palmo la ciudad se llena de la presencia de Dios, de tal manera que cambia su nombre.

En Isaías 62 el profeta, después de la transformación en Isaías 60 y 61, mira la ciudad y dice que por amor a ella no callará. Su actitud de convicción y servicio provoca dos cambios; la visión que la ciudad tiene del pueblo de Dios y el propio nombre de la ciudad es cambiado por ciudad deseada.

El tema de la toma de ciudades, aunque no es nuevo, para la mayoría de los pastores y miembros en nuestras iglesias es una asignatura pendiente a la cual no hemos todavía dado gran atención. Sin pretender agotar el tema, quiero compartir daremos algunas ideas o principios nacidos de la Palabra de Dios y de nuestra propia experiencia en Adrogué.

  • CAMBIO DE VISIÓN Y ACTITUD

La ciudad que más resistió y rechazó a Jesús fue sin duda Jerusalén, sin embargo en Sus palabras dirigidas a la ciudad no hay agresividad ni juicio, sino más bien dolor. Jesús le habla a la ciudad como si ésta tuviera personalidad, tratando de convencerla para que acepte para que acepte el amor de Dios y la provisión de gracia que Dios había derramado. Cuando menciona Betsaida y Corazón. También Jesús personaliza a la ciudad y le habla y le reprocha y le advierte como si esta pudiera responder.

Con Capernaúm fue más drástico, quizás porque como en ningún otro lugar como allí Jesús se prodigó y pasó mucho tiempo predicando. A Jesús le llaman la atención la dureza del corazón de Capernaúm.

En los viajes del apóstol Pablo notamos no solo una reacción peculiar en cada ciudad sino el dominio cultural-espiritual sobre la ciudad.

En Antioquia de Psidia notamos que toda la ciudad se interesa en la predicación de Pablo, sin embargo la influencia de los judíos ortodoxos de la ciudad, celosos del éxito de la predicación del evangelio de Jesucristo, estimula a la dirigencia de la ciudad para expulsar a Pablo y Bernabé. Sin embrago evidentemente el grueso de la población no respondían a esta combinación de poderes y respondieron masivamente llenos de gozo y del Espíritu Santo.

En Listra la ciudad tiene una gran devoción a Júpiter y a Mercurio, dioses que dominaban sobre el temperamento de la ciudad. Satanás evidentemente quería confundir y engañar a la multitud haciéndoles creer que Pablo y Bernabé representaban a estas potestades. Apenas Pablo libró su vida de la instigación satánica.

Cada ciudad respondía a dominios espirituales de maldad que evidentemente toman distintas características reflejándose estas en la cultura, el comercio, hábitos de vida, que se plasman en el vivir de cada día.

En el año 1922 se fundó la iglesia en Adrogué, en el 26 se inauguró un templo en pleno centro de la ciudad. A pesar de la excelente labor llevada a cabo desde Elder, hasta Daniel Gaydou, la ciudad nunca respondió al evangelio siendo formada la membresía con personas más allá del ejido municipal de la ciudad. En el 74 la membresía activa llegaba a 70. Con gran entusiasmo nos lanzamos por orden de Dios ganar Adrogué. En esos años la congregación creció y con gran esfuerzo compró y construyó un gran gimnasio multipropósito.

Todos estábamos muy contentos. Menos Dios que seguía diciendo “quiero Adrogué” y lo decía porque de los 270 miembros que más o menos activaban en ese tiempo, solo un pequeñísimo grupo provenía de la misma ciudad.

En el año 1985, lanzados a la plena evangelización de la ciudad, encontrábamos permanentemente resistencia o indiferencia. En ese tiempo Satanás, con una estrategia que nos arruinaba todos los cultos, nos quería sacar de la ciudad. Otras denominaciones habían intentado establecerse sin resultados abandonando la ciudad hasta quedar solos.

Clamando al Señor, le pedimos que nos revelara lo que estaba sucediendo y Dios, sin duda ninguna, nos reveló que un principado de maldad operaba y dominaba la población de modo tal que impedía que la gente escuchase realmente nuestra propuesta en Cristo.

Él nos instruyó para tomar autoridad, nos dijo cómo y al hacerlo observamos que la ciudad comenzó a responder y a simpatizar con nuestra labor. Seguimos orando y el Señor nos impulsó a una investigación más profunda sobre la ciudad, descubriendo gobernadores y potestades sobre las cuales tomamos autoridad para librar la ciudad.

En esos años aprendimos a ver la ciudad no como una proveedora de gente para la iglesia, sino un lugar donde la gracia del Señor podría manifestarse. Amar la ciudad, conocerla, caminarla, bendecirla, hablarle, despertarla, esperanzarla, desafiarla, en fin DESCUBRIRLA. Pastorearla casa por casa, comercio a comercio, profesionales, restaurantes, lugares de distracción, llenarlo todo del evangelio.

Debemos hacer ejercicios espirituales en la ciudad, usando toda la congregación en marcha de triunfo, o de intercesión, o de adoración. Usando los espacios abiertos, las plazas, las calles. Debemos luchar contra la indiferencia de la iglesia. Enseñarle a nuestro pueblo a no quejarse de la ciudad, sino hablar bien, señalar sus virtudes y proclamar lo que Dios va a hacer. La ciudad escucha y responde.

Ricos y pobres necesitan de nuestra ministración, les debemos enseñar a ver en Jesús la verdadera fuente de poder.

  • ACTITUD DE CONQUISTA

Conquistar una ciudad para luego discipularla exige unanimidad y perseverancia. Donde perseveramos en nuestra actitud de bendecir e influir, finalmente se abrieron las puertas. Se asemeja a una guerra.

1- Saturación del ámbito espiritual. Al descubrir las potestades sobre la ciudad, si la ciudad no responde al evangelio masivamente, la oración intercesora actúa como un bombardeo sobre la ciudad. En algunas ciudades han usado aceite para ungir desde el aire, otras han girado alrededor de la ciudad (como Jericó) tomando autoridad, la iglesia en grupos pequeños recorriendo sus calles (todas) bendiciendo y expulsando los demonios. Otros clavaron estacas con textos bíblicos en lugares claves ataron a las potestades en las puertas de la ciudad para liberarla y dedicarla al Rey Jesús. Estos métodos y otros que el Señor inspire lograrán todo el efecto deseado pero podrán anotar victoria tras victoria hasta someter al enemigo debajo de sus pies.

2- La iglesia sale a la calle para hacer presencia, sale en actitud de dueña de la ciudad, sabemos que Jesús es Señor pero él nos dio el mandato y la unción para que señoreemos sobre ella.

La iglesia marchando feliz y en actitud de alabanza. Declarando las verdades de Dios. La iglesia presente en las celebraciones seculares, la iglesia respondiendo a las necesidades de la población. No solo asistiendo a los pobres, sino presentándose en todos los lugares claves, municipalidad, comisaría, cuerpo de bomberos, clubes, asociaciones de bien público, comerciantes, bancos, etc., haciendo notar su presencia y haciendo oír su voz. Es como la caballería de un ejército, recorriendo la ciudad para imponer su presencia.

3- Todo esto será insuficiente a menos que salga la infantería. La parte más difícil pero también la más efectiva es la iglesia desparramada en la ciudad presentando a Jesús a las gentes, que lo conozcan a Él. Testificando persona a persona. La distribución de las manzanas de la ciudad en la membresía, haciéndonos responsables de velar por sus moradores, bendecirlos, tomar contacto, llevarlos a CRISTO y pastorearlos. Esto, mantenido en el tiempo, hará que la gente sepa que hay un pueblo de Dios a quien recurrir en caso de necesidad. Nosotros descubriremos más y más los espacios para influir. Se tiene que cumplir lo que dijeron de Pablo y sus compañeros “estos que trastornan el mundo entero han llegado hasta aquí”.

Debemos ponernos de acuerdo con otras congregaciones, si las hay, para repartir la ciudad y asegurarnos que casa por casa tendrán su oportunidad. Cuidando el frente interno para que la murmuración y la contienda, instigaciones satánicas, no apague nuestra luz en la ciudad

Nuestra presencia y constancia, saturada por el Espíritu Santo logrará que las puertas se abran; el poder político nos escuchará y convocará, el gobierno sumará nuestro esfuerzo para los cambios en la sociedad, las escuelas y colegios nos abrirán las puertas para enseñarles a vivir. Los comerciantes pedirán nuestra oración. La ciudad sabrá que hay alguien que desea su bien y trabaja para ello. No es la tarea de un día, discipular la ciudad se debe convertir en la pasión de la iglesia y su gozo será ver señales inequívocas de cambios. Nosotros ocuparemos su ciudad y ellos ocuparán nuestros templos. La ciudad cambiará su atmósfera, se convertirá en ciudad deseada y la gente percibirá la presencia de Dios. Todo porque Su pueblo decidió mirar más allá de su cerco, vio la necesidad, escuchó el clamor y no fue indiferente.

“Por amor a la ciudad no callaré y por amor no descansaré, hasta que salga como resplandor su justicia, y su salvación se encienda como una antorcha. Entonces verán las gentes tu justicia y todos los reyes tu gloria y te será puesto un nombre nuevo, que la boca de Dios nombrará y serás corona de gloria y diadema de Reino” Isaías 62

A su tiempo segaremos sino desmayamos dice el Señor, pero también sabemos que los tiempos de bendición se aceleran de forma tal que el que cosecha alcanza al que siembra.

Vale la pena orar y trabajar para ver nuestras ciudades y nuestro país entero a los pies del Señor.

toma, ciudad