Artículo

la familia pastoral

SIGUIENDO EL PASO DE LOS NIÑOS

Por Alejandra Carnival
SIGUIENDO EL PASO DE LOS NIÑOS

Todo tiene un tiempo. Tiempo de reír, de llorar, de esparcir, de juntar. En la vida de cada individuo sucede igual, existen etapas las cuales poseen características y necesidades propias. Como Iglesia de Cristo, debemos tener esto presente. Pero, ¿tendremos en claro qué precisan los más pequeños de nuestra familia?

1. TENEMOS QUE CAMINAR AL PASO DE NUESTROS NIÑOS

El pasaje de Génesis está inserto en una disputa familiar entre Jacob y Esaú, dos hermanos gemelos que desde el vientre peleaban entre sí. Los años habían transcurrido, estaban a punto de encontrarse, los dos habían formado sus familias y entre ambos grupos había un clima de tensión del cual los niños no estaban exentos.

Actualmente sucede lo mismo. Niños inocentes sufren a causa de los problemas del hogar o de la sociedad. Niños ignorados, menospreciados, subestimados en su capacidad de comprensión, violentados, olvidados. Otros niños poseen mayor contención familiar pero, aun así, la sociedad los expone a presiones para las cuales no están preparados.

Nuestros niños son tiernos, susceptibles, delicados, impresionables, sensibles y necesitan que caminemos a “su paso”. Esto implica comprenderlos, satisfacer sus necesidades, desarrollar su potencial y capacitarlos para la vida.

2. NUESTRA ESCUELA BÍBLICA DEBE CAMINAR AL PASO DE LOS NIÑOS


A veces los niños poseen una disminución en su capacidad de atención, debido a problemáticas particulares o por características propias de su edad. Sea cual sea la razón, si los niños están “en la luna” habrá que ver de qué manera bajarlos a la clase.

Para muchos, la clase es el primer punto de contacto que tienen con Jesús y no podemos desperdiciarlo. Ese espacio debe convertirse en un punto de atracción y motivación. Investigaciones actuales expresan que la atención de los niños es múltiple. Leen, escuchan música, miran televisión, responden un whatsapp y ¡todo al mismo tiempo! Debido a esto tenemos que implementar diferentes técnicas y dispositivos que despierten su interés.

Además hay que generar actividades fuera de la clase para acompañarlos en su crecimiento. Y, sobre todo, involucrarlos en la visión de la iglesia. En pos de esto Argentina Oramos por Vos generó un libro devocional para niños para que sean parte de los 40 días de Ayuno y Oración.

Tenemos una gran oportunidad de levantar en cada escuela bíblica una “iglesia de niños”, donde ellos puedan aceptar a Jesús en su corazón, comprobar su poder y dar sus primeros pasos en servirlo.

3. LOS NIÑOS NECESITAN EXPERIMENTAR A JESÚS

No solo debemos contar una historia bíblica sino ayudarlos a tener un encuentro con Dios y desarrollar una relación personal con su Salvador.

Los niños abrazarán las verdades bíblicas en la medida que observen que estas son practicadas y dan resultado en la vida práctica de sus maestros; enseñamos a través de nuestros ejemplos más que con las palabras.

Cada fin de semana, cada aula es la oportunidad donde los niños pueden tener su encuentro con Dios. Ellos, al igual que nosotros, no solo necesitan saber de Él, sino experimentarlo

Sin embargo, esto no es solo tarea de la iglesia local, sino en primer lugar debe llevarse a cabo en el hogar. Papá, mamá, esta es su gran responsabilidad, su mayor legado: que sus hijos conozcan, amen y sirvan al Señor como ustedes lo hacen.

pasos, niños