Artículo

la familia pastoral

PENSAR EN LAS FUTURAS GENERACIONES

Sixto Porras
PENSAR EN LAS FUTURAS GENERACIONES

Hace algún tiempo, mi hijo Esteban se preparaba con gran ilusión para iniciar su propia familia; al mismo tiempo en que hacía los preparativos para su boda también construía su propia casa. Un día, mientras visitaba el avance de la construcción de su hogar, observó a tres niños jugar cerca del lugar en donde viviría con su futura esposa; se emocionó tanto al verlos, que decidió tomarles una foto a la distancia. En ese momento dijo: “Un día serán mis hijos los que jueguen aquí”. Con gran ilusión compartió la foto en las redes sociales y contó su experiencia. Una de las cosas que más me sorprende de Esteban es ver cómo su corazón palpita por sus hijos; los que aún no han nacido.

Desde que mis hijos eran adolescentes, Helen y yo les enseñamos a amar a sus futuros hijos, y esto les ha permitido vivir la paternidad desde la esperanza y la confianza en Dios. Esteban y su esposa ya iniciaron el ahorro para el estudio de sus hijos, y se están preparando para que, cuando el milagro de la maternidad y la paternidad llegue a sus corazones, estén listos para vivirlo al máximo.

La experiencia de mi hijo Esteban me ha llevado a la conclusión de que, cuando nos preparamos para ser padres y tomamos decisiones intencionales por nuestros hijos, aunque aún no hayan nacido, nos disponemos a disfrutar intensamente de este maravilloso proceso.

Los presentes y futuros padres deben ser consecuentes en desarrollar en sí mismos ese lugar seguro que un niño necesita para crecer de forma saludable y convertirse en una persona plena. Para vivir una paternidad y una maternidad con ilusión, debemos estar sanos emocionalmente, haber superado los traumas dolorosos de la infancia y prepararnos con herramientas que nos equipen para vivir intensamente la hermosa experiencia de traer un hijo al mundo.

Así Dios invitó a Jacob a pensar en sus futuras generaciones. “En el sueño, el Señor estaba de pie junto a él y le decía: ‘Yo soy el Señor, el Dios de tu abuelo Abraham y de tu padre Isaac. A ti y a tu descendencia daré la tierra sobre la que estás acostado’.” (Génesis 28: 13NVI) Dios cumple en nosotros lo que prometió a nuestros padres y nos habla sobre lo que desea hacer con nuestra descendencia. Dios nos invita a pensar generacionalmente, es decir, a que toda decisión que tomemos tenga un impacto positivo en las generaciones que se levantan después de nosotros.

¿Está tomando decisiones que impactan de forma positiva a los que vienen después de usted?

PENSAR EN LAS FUTURAS GENERACIONES