Artículo

mensaje al corazon

NUESTRO LUGAR COMO INTERCESORES

Pedro Ibarra
NUESTRO LUGAR COMO INTERCESORES

Cuando oramos por paz es porque existe una batalla y Jesucristo es nuestro modelo como conquistador de la paz. En aquellos días, los judíos se desilusionaron de Él porque ellos creían que los liberaría de la esclavitud romana derramando sangre. Empuñando armas y usando la violencia. Para ellos, Jesús fue una víctima y su vida prometedora fue un desperdicio. ¡Qué mirada equivocada!

Cuando el Apóstol Pablo declara que nuestra lucha no es contra seres humanos, está hablando de la operación de las fuerzas del mal. Sin embargo, cada hombre y cada mujer, sean gobernantes o parte del pueblo, son responsables de sus actos y Jesús encarnó esa batalla con éxito al depender de y sujetarse al Padre.

Podemos citar dos ejemplos. Cuando lo arrestaron, para luego crucificarlo, les dijo que era capaz de pedir legiones de ángeles y Dios las enviaría, pero ese no era el camino. Y cuando, al inicio de su ministerio, el mismo diablo vino a ofrecerle todos los reinos del mundo (Mateo 4: 8-10). Ser rey de todos los reinos supone gobierno, lo cual implica control y dominio.

Es allí donde Jesús nos enseña que no sirve conquistar una corona sin cruz porque sin cruz, no hay corona; tampoco está resuelto el problema del pecado y de esa manera su reinado vendría a ser mayor esclavitud. Es por eso que Cristo en el Calvario fue el vencedor de todos los tiempos. Su victoria fue total y perfecta porque en su cuerpo llevó los pecados de todas las personas, de todos los lugares y de todos los tiempos. De esa manera deshizo el pecado.

El enemigo podía tocar a los hijos de Adán porque vendieron sus descendencia (Romanos 5:12-14). Pero Jesús no vino del mismo linaje caído y fue a la vez sin pecado. De modo que, cuando el sistema del mundo liderado por Satanás lo llevo a un juicio injusto y falso y lo condenó a morir en la cruz, este se convirtió ante el trono del Juez Eterno en reo culpable por haber tocado al único que no podía tocar.

Como intercesores debemos entender que el diablo está condenado pero no está encarcelado. Es decir, que el intercesor debe hacer prevalecer ante el altar del Señor la legalidad de la victoria de Cristo en la cruz como el Cordero de Dios, lo cual siempre será así.

Creo que nuestra victoria por Argentina implica una cuestión de naturaleza como la de Jesús “cordero”, lleno de humildad y mansedumbre, al enfrentarnos entre otros al principado de orgullo de nuestra nación, Y, si en algún momento, vemos la corrupción o las injusticias de los gobernantes, usemos esto como una fuerza positiva convirtiéndola en intercesión que exige justicia. Creamos que el Señor, en su santidad, también siente indignación contra las injusticias.

¡Juntos creamos que veremos la Gloria de Dios!

INTERCESORES