Artículo

crecimiento del ministerio

LOS ATRIBUTOS DE DIOS

Darrow Miller, Orador Principal del Retiro Nacional de AOXV 2017
LOS ATRIBUTOS DE DIOS

Dios es una PERSONA. Y el Universo es personal, en el sentido de que fue creado por LA Persona por excelencia. En Génesis vemos a un Ser singular creando con el poder de Su voz. Dios dice: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza. Esta cita nos provee una revelación clave: La relación, la comunicación y la personalidad son todas ellas más esenciales al universo que la luz, el tiempo, la energía o la materia. Dios es conocible, y aprendiendo respecto a El podemos conocer algo sobre Su creación, sobre nosotros mismos y sobre cómo podemos ayudar a los que sufren entre nosotros.

Una manera de entender los atributos de Dios es dividiéndolos en dos categorías: la infinita y la personal.

Las características infinitas de Dios son Suyas y solamente Suyas, son parte de Su ser absoluto, para lo cual no existen analogías adecuadas en el orden de lo creado.

Por otra parte, las características personales de Dios son aquellas que El imparte al portador de Su imagen: el hombre. Estas son representativas, en el sentido de que proveen un diseño o estándar para los seres humanos.

El hombre secular afirma que si quieres entender al hombre, debes estudiar los “otros” animales, particularmente los primates. Dios es irrelevante en la discusión y se dice que está hecho a la imagen del hombre. Sin embargo, el teísmo afirma que si tú quieres entender al hombre, primero debes estudiar a Dios, porque el hombre está hecho a la imagen de Dios, y su identidad primaria viene de Él. Dios tiene muchos roles personales que podemos inferir del diseño del universo. Dios es Creador, Diseñador, Artista, Matemático, Arquitecto, Compositor, Poeta, Amante, Comunicador, Promotor del progreso y así sucesivamente.

Los atributos infinitos de Dios reflejan el hecho el hecho de que Él es la primera causa de todo lo que existe. Nadie más posee estas marcas de la Deidad. Dios es infinito: sin límites, y está más allá del espacio; es eterno: sin principio ni fin, fuera del tiempo; es omnipresente: competa y simultáneamente presente en todo lugar; es omnipotente: es omnisciente e inmutable.

Pero Dios también tiene características personales, que las ha compartido con el hombre, y son el patrón de la vida humana. Las características personales de Dios pueden dividirse en cuatro áreas: ESPIRITUAL, INTELECTUAL, VOLITIVA y MORAL.

  • -ESPIRITUAL: Se refieren al hecho de que Él es espíritu: un Ser viviente. Como Cristo lo expresó tan majestuosamente “Dios es Espíritu; y los que lo adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren”. Debido a que el Creador es Espíritu, podemos deducir directamente que las realidades espirituales forjan e impactan en la esfera física. “El Espíritu de Dios me hizo y el soplo del Omnipotente me dio vida”.
  • -INTELECTUAL: Los atributos intelectuales de Dios reflejan el hecho de que Dios tiene mente. El intelecto de Dios es el patrón perfecto para la limitada habilidad del hombre para razonar. A pesar de que, cuando comparamos la mente del hombre al inagotable manantial intelectual de Dios, nos damos cuenta de que es lamentablemente limitada; aun así podemos aprender algo respecto del mundo y de nuestro lugar en él, examinando la mente de Dios, a pesar de que nunca comprenderemos toda su formidable majestad. La mente de Dios es perfecta y absoluta. Dios ve las cosas no sólo como son sino como deben ser. Contrario al hombre, que sólo conoce en parte y tiende a enfocarse en las cosas externas, Dios lo conoce todo, incluyendo el corazón humano. El Señor comunica Su verdad de manera simple y directa, apelando al intelecto y la capacidad de razonar del hombre. Dios se muestra a Sí mismo a través de la creación, a través del hombre, a través de Jesucristo (la Palabra viva) y a través de la biblia (la Palabra escrita)
  • -VOLATIVA: Esto es, Su voluntad o Soberanía. La Soberanía de Dios provee el patrón para la vocación del hombre. Dios es el soberano indiscutible del universo.
  • -MORAL: Dios es, en Sí mismo, perfección absoluta, y Su naturaleza moral es la definición misma de bondad. Esta no es una bondad impersonal, teórica, porque se nos asegura que Dios es amor (1Juan 4:8). Dios actúa de una manera generosa y bondadosa hacia Su creación, sobreabundando en amor y misericordia. En ambos testamentos leemos de la misericordia y compasión de Dios. En el Antiguo Testamento la palabra es chésed (jésed); en el Nuevo Testamento, éleos. Ambas indican un Dios que, asombrosamente, se acerca al pueblo en necesidad. La bondad de Dios es algo difícil de encontrar en el mundo. Y es justamente lo que debería distinguir a los cristianos. El emperador Julián tuvo que admitir que había encontrado una nueva raza de hombres entre los primeros seguidores de Cristo: “Han progresado especialmente a través del servicio amoroso a los desconocidos, y a través del cuidado que ponen en enterrar a los muertos. No hay ni uno que sea limosnero; se preocupan por cuidar no sólo de sus propios pobres, sino también de los nuestros, mientras que aquellos que son de los nuestros esperan en vano la ayuda que nosotros deberíamos prestarles”.
  • Este tipo de amor n está cimentado en un sentimentalismo meloso, sino en la rectitud de Dios. La santidad de Dios es sinónimo de Su perfección moral y de la pureza de Su ser. La justicia de Dios significa que Él hace lo que es correcto en cada circunstancia., y esto se manifestó en la cruz, cuando Duis rehusó pasar por alto el pecado, derramando Su ira en Cristo, quien pagó el castigo que nosotros merecíamos. Como resultado, la justicia de Cristo se nos imputa a todos los que creemos.

¿De qué nos sirve entonces saber todo esto? ¿Qué diferencia hace que el universo que Dios ha confeccionado sea fundamentalmente personal? (creado por una Persona con características personales) Bueno, nos sirve para entender que, como dice el dicho: “Nadie es una isla”. La personalidad demanda comunidad. Incluso el Dios Uno existe en Tres Personas. Las relaciones son críticas para la vida y la salud y son una medida primaria de riqueza. Ser persona significa tener relaciones interpersonales. Todo lo que constituye la vida ha de vivirse en relaciones. Los seres humanos no pueden ser entendidos fuera de su relación de parentesco primeramente con Dios, y luego con otros y consigo mismos.

ATRIBUTOS DE DIOS