Artículo

crecimiento del ministerio

LA IMPORTANCIA DE LEVANTAR NUEVOS Y JÓVENES PASTORES

Hugo Márquez
LA IMPORTANCIA DE LEVANTAR NUEVOS Y JÓVENES PASTORES

“Te dejé en Creta para que pusieras en orden lo que quedaba por hacer y en cada pueblo nombraras ancianos de la iglesia, de acuerdo con las instrucciones que te di” Tito 1:5

Con el paso de los años he observado a pastores que ven a las nuevas generaciones como amenaza al “reino que han levantado” A esto lo lo llamo “el síndrome de Saúl”, que no le permitía ver a David como un siervo que estaba creciendo sino como un rival que lo desplazaría. Las obras de Saúl fueron destacadas, pero no supo dejar su legado en la vida de alguien que continuara la obra, la desarrollara y la potenciara. Como consecuencia, David tuvo que huir y refugiarse en tierra de los filisteos; y cuando llegó a ser rey, no fue por Saúl sino “a pesar de Saúl”. Muchos llegan al miniserio, no por el legado recibido sino por haber escapado, como David de Saúl, de las flechas que les arrojaron quienes les deberían haber dado espacio, oportunidades, confianza, etc.

Pablo nos muestra un modelo ministerial despojado de protagonismo, de autoritarismo. Él no centralizaba la obra en sí mismo, no era controlador ni fiscalizador. Por el contrario, confiaba en las nuevas generaciones que surgían, formaba nuevos líderes y entregaba ministerios. Esto lo podemos ver claramente en el caso de Tito, cuando lo suelta y le entrega responsabilidades para que crezca.

  • 1.LAS OVEJAS SE MULTIPLICAN EN OVEJAS Y LOS PASTORES EN PASTORES
  • El ADN no nos permite reproducirnos en otra especie. Un pastor con corazón pastoral engendrará líderes con corazones pastorales. Un pastor apasionado engendrará líderes apasionados.
  • 2.EL LEGADO DEL MINISTERIO PASTORAL ES QUE PODAMOS LEVANTAR PASTORES JÓVENES.
  • Es la única garantía de que la obra continuará en el tiempo. Es la manera de reconocer que el llamado no se termina en uno mismo, de mirar lo que Dios está queriendo hacer con otros. Es la forma adecuada de levantar a quienes el Señor desea levantar.
  • 3.LEVANTEMOS PASTORES Y ENVIÉMOSLOS A ABRIR OBRAS NUEVAS Y PASTOREAR CONGREGACIONES SIN PASTOR.
  • Es campo es muy amplio y no se debe agotar en la congregación local ni al lado del pastor mentor. Quienes son llamados deben estar dispuestos a desprenderse de su zona de comodidad, de sus iglesias de origen, deben estar dispuestos a ir a cubrir lugares vacíos de liderazgo pastoral, como Tito fue a Cresta.
  • 4.LEVANTEMOS PASTORES Y COMPARTAMOS EL MINISTERIO DE ELLOS CON LA CONGREGACIÓN
  • La iglesia local no debe ser el fin en sí misma, debe ser un campo de entrenamiento para enviar al mundo a quienes van a salir a conquistarlo. Debemos ser pastores multiplicadores que se animen a compartir el púlpito con jóvenes, a llevarlos con ellos a viajes misioneros, conferencias, etc. ¡Que el escritorio del pastor no sea un lugar inexpugnable al que las nuevas generaciones no tengan acceso!
JÓVENES PASTORES