Artículo

crecimiento del ministerio

EL PODER DEL TRABAJO EN EQUIPO

Por Larry Stockstill
EL PODER DEL TRABAJO EN EQUIPO

Jesús aprovechó el poder de los equipos, como lo describe el Dr. Robert Coleman en su famoso libro “The Master Plan of Evangelism” (El plan maestro de la evangelización). Él explica los ocho pasos necesarios para formar un equipo y pone de relieve cómo los doce hombres del equipo de Jesús multiplicaron el ministerio de Cristo por todo el mundo.

He seguido dicho plan para desarrollar misiones en el mundo. En el marco de esta estrategia, el poder del equipo sirvió para llegar rápidamente a regiones aún no alcanzadas por el evangelio. Un pastor de Liberia recibió cuatro mil dólares y compró una quinta de mandioca. Luego usó los ingresos producidos por la venta de las cosechas para enviar a trescientos plantadores de iglesias a otros pueblos que todavía no habían oído el mensaje de salvación. Un año después, había doscientas ochenta y nueve nuevas congregaciones formadas por esa iglesia, y veinte mil nuevos creyentes en las mismas.

Las relaciones son ladrillos para edificar equipos, y los equipos sirven para crear redes. Las redes son literalmente “redes” que sirven para ganar millones de almas.

Por lo tanto, las relaciones son el factor más importante del evangelio. Una iglesia será tan buena como su equipo, punto. La eficacia de cada integrante del equipo aumenta exponencialmente cuando están unidos por relaciones dadoras de vida.

Los equipos efectivos tienen algunas cosas debidamente previstas:

1. EXPECTATIVAS POR ESCRITO. Para que todos conozcan qué función cumple cada integrante.

2. LEALTAD. Nadie tiene agendas particulares, por separado, ajenas al grupo.

3. COMUNICACIÓN. Flujo constante de información.

4. OTORGAMIENTO DE PODER. No una actitud posesiva, ni manipulación ni control.

trabajo en equipo