Artículo

crecimiento del ministerio

6 PASOS PARA REDESCUBRIR EL PROPÓSITO DEL PADRE

Bill Johnson
6 PASOS PARA REDESCUBRIR EL PROPÓSITO DEL PADRE

Podría salvas personas, porque es la verdad, pero ¡hay tanto más! Jesús, a la edad de doce años, nos enseñó la lección: debemos ocuparnos de los negocios de nuestro Padre. Y los negocios de nuestro Padre brotan de Su corazón. Cuando descubrimos esto, encontramos el gozo y el poder de todo ministerio: encontramos Su presencia.

Tenemos el privilegio de redescubrir el propósito original de Dios para su pueblo. Los que lo anhelamos, debemos buscarlo con todo el alma. La que sigue es una lista de cosas que debemos hacer para que nuestra búsqueda sea práctica:


1. ORAR: ore específicamente e incansablemente por milagros en toda su vida. Presente las promesas de Dios ante Él en su petición. Él no ha olvidado lo que dijo, y no necesita que se lo recordemos, pero le agrada ver que nos basamos en su pacto al orar. La oración con ayuno debe ser parte integral de esta búsqueda, ya que Él reveló que es importante para lograr una apertura. Yo suelo orar por enfermedades específicas sobre las que no veo victoria…


2. ESTUDIAR: El material de estudio más obvio es La Biblia. Pase meses leyendo y releyendo los evangelios. Busque modelos para seguir. Busque, especialmente, todas las referencias al Reino, y pida a Dios que abra para usted los misterios del Reino. El derecho de comprender tales cosas pertenece a los santos que están dispuestos a obedecer. Otra excelente forma de estudiar es buscar todas las referencias a reformas, esos períodos de transformación que Israel atravesó bajo la guía de diferentes líderes (de avivamientos) en La Biblia. Puede comenzar por David, Ezequías, Esdras y Nehemías. Sus vidas se convirtieron en mensajes proféticos para nosotros. Todo verdadero estudio está motivado por el hambre. Si usted no tiene preguntas, no encontrará respuestas.


3. LEER: Busque los libros que fueron escritos por los generales del ejército de Dios, los que verdaderamente hacen cosas. Hay un enrome volumen de información para quienes quieren buscarla. No olvide a los líderes del gran avivamiento de sanidad de los años cincuenta.

4. IMPONER LAS MANOS: Busque a hombres y mujeres de Dios que tengan unción de milagros. Tal unción puede transferirse a otros por la imposición de manos. Hay momentos en que estas personas están dispuestas a orar por alguien que desea una mayor unción. Yo he viajado mucho, buscando más.

5. RELACIONARSE: El Rey David es conocido por haber matado a Goliat cuando era joven. Pero en La Biblia se habla de, al menos, otros cuatro gigantes que fueron muertos por los hombres que siguieron a David., el matador de gigantes. Si usted quiere matar gigantes, relaciónese con un matador de gigantes. Algo de esa persona se le pegará a usted.

La gracia es lo que nos permite vivir en el Reino y, en parte, la recibimos según la forma es que respondemos a los dones de Cristo: apóstoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros. En realidad, de estos dones recibimos la gracia para funcionar. Si usted está cerca de un evangelista, pensará evangelísticamente. Lo mismo sucede cuando nos relacionamos con personas que experimentan señales y prodigios en sus vidas con frecuencia.

6. OBEDECER: No importa cuánto se prepare usted para aumentar la unción de milagros en su vida; nunca llegará a dar frutos si no obedece absolutamente. Debo buscar a los enfermos y atormentados si quiero orar por ellos. Si son sanados, le daré la gloria a Dios. Y si no lo son, igualmente alabaré a Dios y continuaré buscando personas por las cuales orar. Aprendí hace mucho tiempo que si oramos por más personas, serán sanadas más personas. Nuestro conocimiento no es más que teoría si no actuamos basándonos en lo que sabemos. El verdadero aprendizaje se produce haciendo.

proposito