LA VIDA PERSONAL DEL PASTOR

“Aprender a depender del Espíritu Santo”

Jesús es nuestro ejemplo de una total dependencia del Espíritu Santo para todas las áreas de la vida. Jesús dependió del Espíritu Santo para nacer, (San Lucas 1:34-38). De la misma manera ese mismo Espíritu viene sobre nosotros y nos da el espíritu de adopción por el cual clamamos: ‘Abba padre’ (Padre nuestro, Padre mío). Ese mismo Espíritu es el que nos renueva, nos regenera, restaura, el que nos vivifica para poder ser verdaderos hijos de Dios.

Leer Más