LA VIDA PERSONAL DEL PASTOR

SIENTA, PIENSE… LUEGO ACTÚE

Actuar apresuradamente y movernos por lo que sentimos sin tomar el tiempo suficiente para reflexionar, podría guiarnos a un viaje de angustia y ansiedad.

Leer Más

NO TE DEJES MANIPULAR

La causa básica de la manipulación es la inmadurez emocional. Lo que evidentemente es malo en las relaciones interpersonales, para el manipulador no lo es.

Leer Más

NUEVE CARACTERÍSTICAS PARA UN BUEN TESTIMONIO FINANCIERO

Seguramente conoce a alguien que no maneja bien sus finanzas, ¿lo vio esta mañana en el espejo?

Leer Más

PONIÉNDONOS A CUENTA

Un día mientras estaba pensando le pregunté al Señor: “¿Qué pasará cuando estemos en el cielo?”. Entonces vino a mi mente una palabra: “Si no nos ponemos a cuenta acá, no llegamos allá”. Y Dios me enseñó a través de mi experiencia de vida.

Leer Más

CÓMO “RESETEARSE” PARA ESTE NUEVO AÑO

Todo el mundo ama un buen “reseteo”. Yo amo cuando el cuenta kilómetros del auto vuelve a “00000” con sólo apretar un botón. ¿Cómo se prepara usted para este nuevo año? El secreto para todo crecimiento es ser “reseteado”.

Leer Más

EL SECRETO PARA LLEGAR A VIEJOS…

Unos días atrás, leí una historia sumamente interesante. Es la historia de un pequeño pueblo llamado Roseto, en Pensilvania, Estados Unidos. Roseto fue fundado por inmigrantes italianos, a fines del siglo XIX.

Leer Más

PLAN B: UN ANCLA SEGURA

¿Cuándo fue que descubriste que algo importante en tu vida no iba a ser tal como la habías planeado? Tarde o temprano nos pasa a todos. Todos hemos tenido sueños, deseos, proyectos, metas y expectativas, que por diversas razones no se han hecho realidad.

Leer Más

AL QUE CALCULA DIOS LO AYUDA

Dice la Biblia: que cualquiera que va a edificar una torre, primero debe sentarse a calcular los costos a ver si tiene con qué acabarla. Este concepto parece obvio pero sin embargo a la hora de tomar nuestras decisiones económicas, no siempre lo tenemos en cuenta.

Leer Más

CUATRO FORMAS DE CONDUCTA PARA SUPERAR LA DEPRESIÓN

“¡Se me acabó la vida!” Recuerdo haberle dicho estas palabras a mi mejor amigo, mientras trataba de contener el llanto. Seis semanas de insomnio y una grave disminución del apetito, debidas a un estado extremo de ansiedad, me habían llevado hasta el límite de mis fuerzas. Leer Más