Artículo

la vida personal del pastor

TRES ESTÁNDARES PARA VIVIR VIDAS PURAS

Por Larry Stockstill
TRES ESTÁNDARES PARA VIVIR VIDAS PURAS

Este es un gran problema en nuestra nación. No conozco la realidad de lo que hoy se vive en Argentina pero oro que no sea tan grave como en Estados Unidos donde miles de pastores están cayendo en inmoralidad. Aunque hay cientos de miles que no, nuestra influencia cae y decrece cada mes en mi país. ¡Necesitamos tener pureza!

David era un guerrero poderoso, un gran rey, pero en una oportunidad hacia el final de su vida, cuando ya había alcanzado el éxito, este hombre decidió no ir a la guerra. ¡Cuidado con el éxito! Una vez que lo alcanzas, ¿qué ocurre? Te imitas a ti mismo para obtener los mismos resultados.

Una vez David miró y vio a una mujer que se estaba bañando, sin suficientes cortinas. Solo bastó una mirada. Los hombres somos motivados por las puertas de los ojos; las mujeres son motivadas por la puerta de los oídos, cuando un hombre les dice “¡te quiero!”. Los ojos de David casi destruyeron su vida; destruyeron su familia, su integridad. Una mirada se convirtió en adulterio. Una mirada se convierte en un toque, un toque se convierte en un abrazo, un abrazo se convierte en un beso y un beso se convierte en adulterio. Ese es el problema de los ojos, por eso a Sansón le dieron tres reglas pequeñas, solo tres estándares:

1. Nunca toques una uva.

2. Nunca toques un cadáver.

3. Nunca te cortes el cabello.

Le fue bien hasta que fue mayor. Un día Sansón estaba en un viñedo porque tenía hambre. Si no podía tocar una uva, ¿qué estaba haciendo en una viña?, me pregunto. Allí mató un león y unos días más tarde pasó de nuevo por el viñedo y vio que había un panal dentro del cadáver. Como tenía hambre, metió la mano y agarró miel; comió y les dio a sus padres. Si no podía tocar un cadáver, ¿por qué estaba su mano metida dentro del león muerto? Él estaba rompiendo las reglas y no pasó mucho tiempo hasta que su cabeza estuvo recostada sobre la falda de Dalila, le cortaron el cabello, lo capturaron y le arrancaron los ojos.

Pastores, necesitamos estándares, paredes, protección porque vivimos en un mundo peligroso donde el diablo está tratando de destruir los matrimonios.

1. NO ESTAR SÓLO CON NINGUNA MUJER QUE NO SEA TU ESPOSA. De los estándares que yo guardo, el más importante es que jamás estoy solo con una mujer, excepto mi esposa, ni les doy consejería a las mujeres. Hay una mujer en mi equipo que es la que aconseja a todas las mujeres. Ahora aconsejo un 75% menos pero, si tengo que aconsejar a una mujer, hay un pastor sentado a mi lado y nunca llevo a mi secretaria a almorzar. Billy Graham hizo esa regla. Él tiene 95 años, la misma edad de mi padre, y su regla era: “Nunca estés solo con una mujer”. Cada vez que regresaban al hotel todas las noches, miraban en todos los lugares para ver si había alguna mujer escondida; otro hombre estaba enfrente y cuidaba la habitación de él por su integridad y pureza. Jamás estés solo con una mujer.

2. CUIDAR LO QUE MIRAS EN INTERNET. Te recomiendo que pongas un filtro en tu Internet que se ha convertido en el sitio más peligroso para un pastor. Tú estás mirando, buscando cosas allí, abres tu correo y hay cantidad de métodos que te hacen mirar o caer. Un alto porcentaje de los pastores de Estados Unidos luchan con la pornografía pero en estos tiempos es posible comprar un filtro para frenar todo eso; yo lo tengo en mi computadora y mi esposa es la que tiene la clave. También necesitas poner un filtro en la computadora de tus hijos. Muchos niños de 13 años caen en la pornografía mirando cosas en la computadora de sus padres.

3. SIEMPRE DAR CUENTA DE DÓNDE ESTÁS. Yo no voy a ningún lado sin que todos sepan dónde estoy y trato de viajar con un compañero, el pastor Mike Ware. Jesús mandó a los discípulos de dos en dos. Pablo tenía a Bernabé, a Silas y a Timoteo. Todos andamos mejor cuando alguien nos está mirando.

Estaba viendo un video hace un tiempo de una cueva muy oscura en Nueva Zelandia. Cuando entraron en la cueva, había miles de luces titilando en el techo, como estrellas, porque en el piso había polillas que miraban esas luces brillantes titilar y pensaban que eran estrellas. Estas polillas iban volando a investigar pero lo que no sabían es que se trataba de gusanos de seda pegados al techo, una seda que cae en la oscuridad. Cuando la polilla ve la luz brillando, vuela hacia ella y toca con sus alas la seda, queda atrapada y empieza a disolverse la seda entre sus alas.

No la puede soltar y no puede ver nada; sabe que está en problemas y trata de volar con una sola ala pero después se pega a la otra. Allí mostraban cómo el gusano se movía con toda su fuerza tratando de soltarse de la polilla pero se le pegaba al pecho la seda, hasta que se cansaba y caía. Mientras estaba viendo el video, el Señor me dijo: “Esto es lo que les está pasando a mis siervos”. La polilla fue atrapada donde estaba el gusano y desapareció. Y todo por la curiosidad. Eso es lo que le pasó a David una noche de curiosidad, y su modelo se destruyó. Dios te ama y te está dando otra oportunidad para que te des vuelta antes de quedar atrapado.

vidas, puras